OPINIÓ

¿De debò volem que ens intervinguin?