Economia i finances per a tothom

Ignacio Capsir Carbonell

El Frexit francés costaría mucho dinero

La preocupante situación por la que está pasando la economía francesa ha hecho que muchos expertos se hayan planteado la posibilidad de llevar a cabo un Frexit. Una de las máximas defensoras de esta idea es Marine Le Pen, candidata a la presidencia de Francia por el partido del Frente Nacional. Sin embargo, retirar el euro del sistema económico galo costaría una suma considerable de dinero y podría llevar a una recesión inminente en el país. 

Así lo afirmaba el gobernador del Banco de Francia, François Villeroy quien apuntaba que la deuda pública en este país va en aumento, pero que en el caso de que se decidiera acabar con el euro, los costes de financiación serían mucho mayores llegando a los 30.000 millones de euros, lo que supone alrededor del 1.34% del Producto Interior Bruto.

La defensa de una moneda única

En el caso de que Francia decidiera no seguir adoptando la moneda europea como propia, el Frexit no tendría las mismas consecuencias que las que ha tenido el Brexit en el Reino Unido, entre otras cosas, porque este último país nunca compartió la idea de una moneda única, por lo que no ha “abandonado” literalmente el sistema económico europeo. 

frexit Zoom

frexit

En este sentido las palabras de Villeroy fueron contundentes, puesto que según él, Francia necesita que el euro siga existiendo como moneda dentro del país, ya que desde que se adquiriera en 2002, el valor del dinero francés ha conseguido disminuir en 1.5 puntos.

El gobernador, además apuntaba, que este hecho se debe principalmente porque se ha mantenido una divisa única, dentro de un marco de compromiso y colaboración entre los diferentes países que conforman la zona euro. En definitiva, ahora existe una moneda “sólida y de confianza”, explicó.

Por otro lado, las declaraciones del gobernador del Banco de Francia fueron más allá, además de realizar una defensa a ultranza del euro, expuso los motivos por los que eliminar a la moneda sería catastrófico para el país.

En primer lugar comentó que la presencia internacional de Francia sería mucho menor sin la divisa europea, ya que no podría hacer frente a los demás países del euro ni tampoco al empuje que está llegando, en los últimos meses, por parte del dólar estadounidense.

La inflación francesa no supera el 2%

De igual modo, también explicó que, gracias al euro, la inflación que se da actualmente en Francia, no suele superar el 2% anual, mientras que en años anteriores (refiriéndose a la firma del Tratado de Maastrich en 1992) esta inflación superaba el 5%.

frexit-economia-francesa Zoom

frexit-economia-francesa

Aunque François Villeroy ha dejado claro que la salida del euro sería un error por parte de los mandatarios franceses, también apuntilló que sigue existiendo muchos puntos negros en el actual sistema económico del país y para paliarlos, hay que tomar medidas de forma inmediata.

Entre otras soluciones, el gobernador ha propuesto que se lleven a cabo reformasen algunos sectores, destacando la educación, el empleo y el Estado. Además, reconoció que otros países de la zona euro han conseguido mejorar su sistema y han presentado unas cifras de crecimiento notables en los últimos tiempos. Algunos de los ejemplos que dio fueron España o Alemania.

En este sentido, Villeroy expuso que en Francia deben tomar ejemplo de ellos y así conseguir el incremento del 1.3% que se ha establecido para este nuevo año.

Con Le Pen, el Frexit más cerca

Aunque la mayoría de expertos financieros apuntan a una recesión si Francia saliera del euro, Marine Le Pen sigue siendo fiel a su postura y defiende un Frexit en el país. La candidata a la presidencia ha dejado claro que su objetivo es volver a instaurar el franco como moneda gala, ya que, según ella, el euro está haciéndole daño al sistema económico francés.

Lo cierto es que, en lo poco que va de año, la economía de Francia se tambalea considerablemente, tan es así, que en las últimas sesiones bursátiles la prima de riesgo alcanzó los 76 puntos, unos datos históricos. Junto con Italia, el bono francés es el que está sufriendo mayores cambios negativos y, en este escenario, en tan dolo 2 meses, los inversores han llegado a tener pérdidas de más del 3.4%.

Pero, por mucho que Le Pen crea que instaurar un nuevo franco es la solución, todo apunta a que, de llegar a adoptarse esta medida las consecuencias serían mucho peores. Francia entraría en recesión, la inflación se dispararía rápidamente, no se acabaría con la deuda pública y además, se sufriría un empobrecimiento general.

De momento, esta teoría está en el aire puesto que Le Pen no ha ganado las elecciones aún. Las encuestas dan como claro vencedor a su rival Emmanuel Macron, pero en el caso que los resultados cambiaran, el sistema económico francés podría experimentar un cambio muy drástico.